Pollo ecológico, pollo de corral y pollo industrial principales diferencias

Son muchos los ítems negativos que la sociedad actual atribuye a las prácticas ganaderas industrializadas que existen en la producción agraria, algunos de ellos son ciertos, otros dependen del productor y otras son exageraciones o prácticas sacadas de contexto. En todo caso, en el sector del pollo de carne, esta visión negativa del engorde de pollos y del trato que reciben los animales en las granjas, ha hecho que aparecieran versiones supuestamente mejores, más sanas, más naturales y con respeto por los animales y el entorno como son los conocidos como pollo de corral, pollo de corral, pollo campero o pollo ecológico. Pero, que hay de cierto en todo lo que creemos que comemos? Este artículo pretende aclarar de forma objetiva las diferencias entre los diferentes tipos de pollo que podemos encontrar habitualmente en nuestras carnicerías o pollerías.

En primer lugar hay que aclarar que existen básicamente tres tipos de pollo claramente diferenciados, aunque dentro de cada tipo hay tanta diversidad y matices como criadores diferentes existen. Estos tres tipos, se basan en la calidad y diferenciación del pollo final que se obtiene y que llega al consumidor.

En esta diferenciación de pollos encontraríamos el pollo industrial, también conocido como convencional o pollo normal, por otro lado, el pollo de campo que también recibe el nombre de pollo de corral, pollo de granja o pollo campero, y para finalizar el pollo ecológico o biológico.

pollo ecológico Pollo de corral pollo industrial
densidad de cría 3m 2 por pollo 35kg / m 2 35kg / m 2
raza Ros crecimiento lento Ros o blanco crecimiento rápido o lento Blanco o rubio crecimiento rápido
durabilidad de la carne larga media corta
días de crecimiento > 81 días 90 días aprox 35-50dies
dureza del hueso Fort Fort cartílago
gusto muy sabroso sabroso y graso poco sabroso
transgénicos en la alimentación no si si
químicos en la alimentación no si si
medicamentos no si si
precio 8-12 € / kg 3,5-5 € / kg 1,5-3 € / Kg

pollo industrial

El pollo industrial es el que encontramos en la mayoría de comercios y el que presenta un precio más reducido, Detrás de este tipo de pollo suele haber grandes granjas que mueven miles de pollos diariamente.

Este tipo de pollo también lo podemos conocer bajo el nombre de pollo convencional o pollo normal.

Dentro de este tipo de pollos hay diferente tipo de cualidades, en el escalón más bajo encontraríamos el pollo blanco (raza broiler), seguida de cerca por el pollo amarillo (normalmente de raza redbro) de crecimiento algo más lento. Después podemos encontrar algunos certificados que garantizan una mínima mejora de la calidad de este tipo de cría de pollo. Por ejemplo:

  • Pollo amarillo catalán: Certificación para el pollo amarillo que obliga una alimentación 65% de cereal y que si se cumple permite vender los pollos con cuello, hígado y molleja.
  • Certificación Pio: Esta certificación está destinada al pollo amarillo y mejora algo la anterior, donde a parte de una alimentación 65% de cereal completada con vitaminas y minerales, y enriquecida en Omega-3 se prohíbe el uso de medicamentos coccidostàtics y s ‘aumenta la edad mínima de sacrificio hasta los 56 días.
  • Certificación “Q”: La alimentación se basa principalmente en cereales (mínimo 70%) y está totalmente prohibida la utilización de factores de crecimiento. El sacrificio se realiza en mataderos cuya distancia a la granja no supere los 75km.
  • Certificación Halal: Esta certificación garantiza que los animales han sido sacrificados según el rito musulmán que entre otras cosas obliga al sacrificio para dessagnació en dirección a la Meca.

Este tipo de pollo se sacrifica a los 35-50 días de vida. En estas edades, el pollo no ha completado su crecimiento y presenta un hueso débil que a menudo puede parecer más bien un cartílago.

Estos pollos se crían en un sistema extensivo a densidades muy altas, normalmente los pollos se crían en una densidad aproximada de 35kg / m2, por lo que a medida que crecen y aumentan de tamaño y peso, los criadores van dando a los pollos más espacio. Para hacernos una idea, cuando los polluelos son pequeños y hacen unos 150 gramos, en un metro cuadrado encontraríamos unos 220 pollos, mientras que cuando crecen y ya están cerca de la edad de sacrificio con 2Kg, encontraríamos unos 16 pollos en un metro cuadrado.

Pese a lo que muchos piensan, el método de cría no es cerrando los pollos en jaulas colectivas, sino en naves industriales extensas donde los pollos pueden desplazarse teóricamente de punta a punta sin impedimentos exceptuando las altas densidades de animales que ocupan espacio intensamente.

Es una práctica habitual dar medicamentos a los animales de forma sistemática mezclados con la comida que ingieren. El medicamento que es más normal suministrar a los pollos es lo que evita una infección llamada coxidia. De todos modos, al criar pollos a densidades tan elevadas la humedad es alta, y el riesgo de aparición de enfermedades y de contagio rápido es muy elevado, así que el suministro de antibióticos de forma regular es una práctica habitual y normalizada, y se deja de suministrar unos días antes de llevar los pollos al matadero para reducir la presencia de estos en la carne de consumo.

Este tipo de pollo suele venderse en la lonja a precios inferiores a los 1,5-3 € / Kg

Pollo de corral

El pollo de corral recibe muchos nombres diferentes, y la mayoría de ellos son engañosos o están pensados ​​y divulgados pensando en que el consumidor tenga una imagen idílica y bucólica de la cría de este tipo de pollo, y que dista mucho la realidad. Algunos nombres que recibe este tipo de pollo es el de pollo de corral, pollo de granja o pollo campero. O sea, que los nombres nos llevan a un pollo de campo, de labrador, entendiendo campo como aquella persona que vive en una masía rodeada de prados verdes. La triste realidad es que la mayoría de estos pollos se crían en naves industriales y apenas ven la luz del sol. La cría de pollo de corral no dista mucho de la cría de pollo industrial o convencional, esto como siempre dependerá mucho del criador y de la importancia que dé a la calidad del producto que ofrece.

La principal diferencia entre el pollo de corral y el pollo industrial es que se deja crecer más tiempo para que alcance tamaños y pesos más altos. En cuanto a las razas utilizadas, se suele utilizar pollo amarillo “redbro” o “red label”, aunque una parte considerable de criadores utiliza el mismo pollo blanco que el pollo industrial (broiler) de crecimiento rápido.

El pollo de corral crece un mínimo de 3 meses y alcanza pesos superiores a 3Kg. Al haber tenido un crecimiento más largo, el pollo ha completado en mayor grado su crecimiento y presenta huesos más formatos y duros que repercuten en una carne más hecha y sabrosa, lo que por otro lado aumenta su caducidad ya que se conserva más tiempo manteniendo una buena calidad.

Al igual que el pollo industrial, se acostumbra a criar en naves industriales a densidades de 35kg / m2 y no tiene acceso a patios de pasto, aunque suele diferenciarse por la alimentación que suele tener un mínimo de un 65% de cereales, que como ya habíamos visto en el caso anterior de pollo industrial, esta alimentación algo más natural sólo la alcanzan pollos con certificados especiales como “amarillo catalán” o “pio”.

El pollo de corral recibe el mismo trato en cuanto a la medicación que ingiere que el pollo industrial.

Este tipo de pollos suelen vender entre 3,5-5 € / kg.

A pesar de todo lo explicado, que es el más común, podemos encontrar dentro de esta categoría algunos (pocos) criadores artesanales que a pesar de no llegar al nivel de exigencia ecológico si que proporcionan una alimentación un poco más natural y disponen de patios para que los pollos tengan acceso a pastos de hierba y crezcan haciendo más ejercicio. Normalmente estos criadores rechazan la certificación ecológica por sus elevados costes y así pueden vender a unos precios más reducidos, pero se n’aproximen fuerza a los estándares de obligado cumplimiento ecológico. Pero desgraciada esta excepción responde a una minoría muy pequeña de criadores, por lo que si desea consumir este tipo de pollo le recomendamos que conozca bien el criador, y visite sus instalaciones. Desconfíe de los criadores que no te dejen visitar sus granjas, por experiencia os diremos que un ganadero que no tiene nada que esconder y se siente orgulloso del trabajo que hace, no tiene ningún impedimento para enseñar su granja, al contrario mostrar el fruto de su trabajo le causa orgullo y satisfacción.

pollo ecológico

El pollo ecológico o pollo biológico es el que presenta un sabor y calidad mayor en su carne a la vez que asegura una vida digna para los animales y un respeto con el entorno.

El pollo ecológico se cría libre de medicamentos y productos químicos como pueden ser pesticidas o herbicidas que suelen acompañar la mayoría de piensos no ecológicos de ganadería industrial. Por otro lado, los alimentos que ingieren los pollos ecológicos son también de origen ecológico en lo que aparte de estar libres de químicos como hemos comentado, también están libres de transgénicos que causan numerosos problemas de alergias e intolerancias alimentarias, y también crean problemas de biodiversidad en los cultivos. Hay mucha información sobre la problemática de los transgénicos en la red accesible con una simple búsqueda de google.

Cada pollo ecológico debe disponer de un mínimo de 3m2 de patio para pastar. Es precisamente este aporte de alimento natural y la cantidad de espacio para moverse, que hacen que el sabor del pollo ecológico sea muy diferente de cualquier otro método de cría. Desarrollan más masa muscular y menos grasa exterior, la grasa que desarrollan está infiltrado dentro del propio músculo.

La normativa ecológica asegura un crecimiento mínimo de los pollos ecológico de 84 días.

La carne de pollo ecológico al ser de mayor calidad presenta una durabilidad más alta ya menudo tiene una caducidad que supera la semana.

Los pollos ecológicos son necesariamente y obligatoriamente certificados por un organismo certificador oficial. En el caso de Cataluña el Consejo Catalán de la Producción Agraria Ecológica (CCPAE). Cualquier producto ecológico irá etiquetado con el correspondiente sello del organismo certificador que corresponda a cada zona y para logotipo ecológico europeo (cuadrado verde con hoja hecha de estrellas blancas).

Los organismos certificadores cobran cuotas a los ganaderos ecológicos para poder obtener el correspondiente certificado y para sufragar las tareas de inspección. Estas cuotas son muy criticadas por los agricultores y ganaderos por considerarlas exageradamente altas y abusivas. Es por ello que otras entidades como la ecoxarxa está trabajando para tirar otros tipos de certificaciones basadas con la proximidad y la confianza con el productor auditado directamente por grupos de consumidores cercanos.

El pollo ecológico garantiza un correcto ciclo vital de los animales con un mínimo de 8 horas de sueño, a oscuras.

Es evidente que el pollo ecológico es de todos los tipos de pollo expuestos, lo más saludable, sabroso y que al mismo tiempo respeta el bienestar animal y el entorno natural. Pero no siempre todo es tan bueno como parece, hay criadores de pollo ecológico que primen el dinero a los principios o la calidad, y llevan a cabo malas prácticas, o al menos prácticas dudosas para conseguir mayores pesos en menos temas y así obtener mayores beneficios. Algunas de estas prácticas pasan por criar pollo blanco de crecimiento rápido obteniendo en 3 meses pesos superiores a 3Kg, mientras que otras especies de pollo rubio en 3 meses no llega a 2,5Kg. Algunos criadores mantienen los pollos confinados a los gallineros y no los dejan pastar, o los patios son de cemento o sin hierba para pastar. Otras malas prácticas pasan por mezclar medicamento o azúcares con el agua.

Como siempre, conviene conocer el ganadero de origen y asegurarse de que dispone de certificado ecológico y sobre todo asegurarse de que no comete malas prácticas ganaderas.

Este tipo de pollo suele vender entre 8-11 € / kg

Comments are closed.